Hola, Quiero saber más sobre la Red!

Cualquier reto que nos pongan lo vamos a lograr

Fernanda Gómez representa a las nuevas generaciones rurales, con tan sólo 26 años, una voz envolvente y llamativos tatuajes, madre y esposa, líder de su comunidad y administradora de empresas de profesión, ya es líder en la Asociación Campesina para el Desarrollo Integral de Acacías ACADEIN, organización con la que busca ayudar a la comunidad de su vereda a promover la producción nacional de banano, plátano y pitahaya.

¿Cuéntenos la historia de cómo llegó a ser una emprendedora rural?

Todo comenzó viendo la necesidad de las familias de la vereda de Vista Hermosa en Acacías, al ver cómo la gente no estaba entusiasmada con los proyectos, la organización estaba quieta.

 

¿Qué posición tiene su familia frente al liderazgo social ejerce?

 

Mi familia es un motor importantísimo en todo el liderazgo social que día a día enfoco, en todas las actitudes positivas en mi entorno. Ellos son mi motor. 

¿Qué se necesita para ser una líder del sector agropecuario? 

 

Tener vocación agropecuaria, trabajar en equipo y pensar en un futuro mejor para la sociedad y la familia.

 

¿Cuál cree que son los mayores retos que enfrentan las mujeres para liderar organizaciones agropecuarias?

 

El machismo está muy estigmatizado, pero las mujeres toda la vida han hecho grandes proyectos, ahorita estamos dando de qué hablar porque somos valientes, luchadoras, echadas para adelante, con ganas de trabajar y no nos da miedo nada. En el tema agropecuario nos gusta cultivar, estar pendientes de las matas y que las flores estén bonitas.

 

¿Cómo considera que la asociatividad puede generar mayores beneficios a las mujeres?

 

Trabajar en equipo hace la fuerza y una solo golondrina no hace agua, dicen por ahí. El tema importante es que haya confianza y que sean personas comprometidas que quieran trabajar. 

 

¿En qué ha contribuido este proceso con el convenio FAO- Ecopetrol para potencializar su liderazgo femenino?

 

En todos los aspectos, gracias a las capacitaciones, reuniones y cursos que la FAO y Ecopetrol nos han invitado, nos han educado, ahora lideramos procesos y charlas con mujeres rurales.

 

¿Cuáles son los mayores logros como líder de la organización?

 

Hay varios proyectos ahorita con las mujeres rurales de la zona como el del banano criollo. También hemos empezado a captar la atención de varias entidades locales y municipales y son proyectos en los que queremos seguir trabajando.

 

¿Qué expectativas y sueños tiene?

 

Como mujer rural y campesina mis expectativas son con la asociación, le veo mucho futuro, gente y familias que realmente quieren salir adelante. Yo sueño con que seamos potencialmente competitivos en el sector agropecuario de la región.

Y a las mujeres rurales les diría, no se rindan, trabajen y siempre busquen el apoyo del mismo género, que somos berracas y cualquier reto que nos pongan lo vamos a lograr.

¿Cómo surgió la asociación?

Hace tres años me invitaron y tenía pereza porque hasta ahora estaba volviendo a caminar de una paraplejía, una enfermedad que me dio que se llama Guillan-Barré y no me sentía bien. Sin embargo, desde el primer momento me pidieron ser la secretaria e ingresé sin saber nada, luego comencé a dar a conocer la asociación en la Gobernación del Meta, primero hicimos bolsas ecológicas y luego postres.

Yo decía esto hay que hacerlo más grande tenemos que mejorar nuestra calidad de vida para poder demostrar a otras personas en nuestra condición que si se puede salir adelante. Luego entré a la Red de Abastecimiento de Alimentos del Meta y comencé a buscar en las fincas a las otras personas con discapacidad, a hablar con las familias acerca del proyecto de los pollos, del galpón, así organicé a la gente para trabajar.

Nos dimos a conocer en la plaza de Villavicencio y en el proyecto nos han enseñado a sembrar. Tenemos maquinas como el motocarguero que también ha servido para transportarnos. Yo voy a llevar la asociación muy alto, que sea una de las mejores del departamento y de Colombia, es algo que yo siempre he querido hacer.

 

¿Cómo es la situación de las personas con discapacidad en el Meta?

En la discapacidad hay personas que hacen bolsos, sombreros, pulpa de fruta, transformaciones de productos, mesas, sillas demasiadas cosas, hacen con sus pies y si no tiene pies con sus manos, hasta con su boca cuadros espectaculares.

Nosotros queremos que apoyen la discapacidad en el Meta, en Colombia y en el mundo entero, dennos la oportunidad de salir adelante y mejorar nuestra calidad de vida, especial a las madres cuidadoras que trabajan 24/7 y no tienen derecho a dormir, ni a enfermarse, ni a un día libre porque no hay quien le cuide a sus hijos. No nos tengan lástima somos guerreros luchadores y podemos salir adelante si nos apoyan.

¿Cuáles son los mayores retos que enfrentan las mujeres para liderar organizaciones?

La discriminación, siempre las mujeres vamos a estar a un lado, ahora tienen que aprender a mirar que somos iguales, y capaces de trabajar para liderar procesos. También es clave que entre nosotras nos quitemos la envidia y nos unamos más. 

 

¿Cuáles han sido los mayores logros como líder?

Ver mi gente de mi pueblo y de mi asociación trabajando por una misma causa, ver a mi gente llegar con alegría, se ríen, cantan, bailan, eso es lo más bonito. Llevo más de 22 años siendo líder en el municipio, yo me voy feliz con mi esposo en la moto a llevarlos a los niños con síndrome de Down pañales y peluches, el amor que ellos despiertan es muy hermoso, les gusta mucho que los abrasen. También la ropa de segunda que me dan la lavo, la organizo y la arreglo, lo más bonito que hay, es llegar a una casa y a una mamita que no tiene nada, llevarle ropa.

Pero mi principal logro es con mi familia, le estoy enseñando a mis hijos a liderar y a servir.  Mi esposo es la persona más fundamental que hay en mi hogar, llevamos 33 años y nunca nos hemos separado un día, cuando estaba hospitalizada duro prácticamente 4 años cuidándome, bañándome, peinándome, es mi todo.

¿Qué significa el campo? 

Yo fui criada toda mi vida en el campo y hace muchos años nos desplazaron con mi esposo y mis hijos dejamos todo y nos vinimos. Yo sé ordeñar, vacunar, criar gallinas, cerdos, de todo. 

Ahora que me dieron la oportunidad con mi discapacidad de estar en el campo, es impresionante para mí, me fascina el jardín, poder sembrar una mata. La vida de uno es el campo, porque usted lo tiene todo, tiene tranquilidad, tiene alimento, aire puro, es lo mejor que hay en la vida.